Intentó matar a puñaladas a su esposa y lo atrapó la Policía

El agresor alcanzó a herir a la mujer en uno de los hombros con cortes profundos, mientras ella se defendía.

Los gri­tos de au­xi­lio de una mu­jer, la opor­tu­na re­ac­ción de ve­ci­nos que lla­ma­ron al 911 y la rá­pi­da res­pues­ta de la Po­li­cí­a, evi­ta­ron un trá­gi­co de­sen­la­ce en el epi­so­dio en el que otro su­je­to agre­dió a pu­ña­la­das a su es­po­sa, en la lo­ca­li­dad de San Ro­que. Se tra­ta del se­gun­do he­cho de vio­len­cia de gé­ne­ro en una se­ma­na. En es­te ca­so, el ata­can­te no te­nía res­tric­cio­nes, ni de­nun­cias en la co­mi­sa­ría por he­chos si­mi­la­res, in­for­ma­ron ayer fuen­tes po­li­cia­les.

El in­ten­to de fe­mi­ci­dio ocu­rrió en el ba­rrio Cen­tro de la lo­ca­li­dad ubi­ca­da a unos 150 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal co­rren­ti­na, don­de los gri­tos de­ses­pe­ra­dos de au­xi­lio de una mu­jer pu­sie­ron en aler­ta a va­rios ve­ci­nos, quie­nes co­men­za­ron a lla­mar por te­lé­fo­no al 911 de­nun­cian­do el he­cho. Un mó­vil de la co­mi­sa­ría lo­cal, que es­ta­ba a muy po­cas cua­dras de la vi­vien­da se­ña­la­da, acu­dió en for­ma in­me­dia­ta y los uni­for­ma­dos irrum­pie­ron en la pro­pie­dad, en la cual to­da­vía se es­ta­ba per­pe­tran­do el ata­que, se­gún ver­sio­nes ofi­cia­les. Al pa­re­cer, el agre­sor, de ape­lli­do Es­co­bar, in­ten­tó re­sis­tir­se al arres­to, pe­ro fue re­du­ci­do y de­sar­ma­do por los efec­ti­vos. Mien­tras tan­to, la mu­jer fue asis­ti­da por per­so­nal mé­di­co, quien cons­ta­tó que pre­sen­ta­ba pro­fun­das he­ri­das cor­tan­tes en la zo­na de los hom­bros. La víc­ti­ma re­fi­rió que in­ten­tó de­fen­der­se to­do lo que pu­do. Qui­zás es­to fue lo que ayu­dó a ga­nar tiem­po pa­ra que lle­ga­ra la Po­li­cía y pu­sie­ra a sal­vo su vi­da.

El su­je­to fue tras­la­da­do de in­me­dia­to a la se­de po­li­cial, don­de has­ta ayer con­ti­nua­ba en ca­li­dad de de­te­ni­do y a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia. En tan­to, el co­mi­sa­rio Emi­lia­no Ló­pez, je­fe de la co­mi­sa­ría lo­cal, con­fir­mó épo­ca que so­bre Es­co­bar “no ha­bía an­te­ce­den­tes por de­nun­cias pre­vias, al me­nos en la Co­mi­sa­rí­a; es­ta­mos so­li­ci­tan­do in­for­mes a los Juz­ga­dos y Fis­ca­lí­as, pa­ra de­ter­mi­nar si allí hay al­gún an­te­ce­den­te”, in­di­có el je­fe po­li­cial. Mien­tras tan­to, Es­co­bar es­tá im­pu­ta­do por el de­li­to de “le­sio­nes le­ves, agra­va­das por el uso de ar­ma blan­ca en el mar­co de la vio­len­cia de gé­ne­ro”.

Se­gun­do ca­so

Pe­ro el ca­so co­no­ci­do ayer, no es el pri­me­ro, ya que la se­ma­na pa­sa­da, otro si­mi­lar con­mo­cio­nó a la lo­ca­li­dad, cuan­do un hom­bre en­tra­do en co­pas, ata­có a gol­pes a su mu­jer y a sus hi­jos, a quie­nes ame­na­zó con un ar­ma de fue­go. Ocu­rrió en una vi­vien­da del ba­rrio Cos­ta­ne­ra, y cuan­do lle­gó la Po­li­cía y lo­gró po­ner a res­guar­do a las víc­ti­mas, el agre­sor ex­tra­jo el ar­ma de en­tre sus ro­pas y apun­tó a los uni­for­ma­dos pa­ra lue­go es­ca­par del lu­gar. Dos dí­as des­pués, y con or­den de alla­na­mien­to, efec­ti­vos po­li­cia­les lle­ga­ron has­ta la ca­sa de un fa­mi­liar, en la cual el vio­len­to se ocul­ta­ba.