Aconsejan a los padres que todavía no saquen a los niños de sus casas

La médica psiquiatra, Celia Hecker, fue tajante en su visión sobre la pandemia

La pan­de­mia que afec­ta al pla­ne­ta cuen­ta con aná­li­sis de to­do ti­po. Des­de los más fle­xi­bles has­ta los más con­ser­va­do­res. Lo cier­to es que los man­da­ta­rios de dis­tin­tos pa­í­ses se de­ba­ten en­tre la eco­no­mía y la cues­tión sa­ni­ta­ria. Ce­lia Hec­ker, mé­di­ca psi­quia­tra (MP 1.259), brin­dó su vi­sión de lo que ob­ser­va en los pa­cien­tes que atien­de des­de el ini­cio de la cua­ren­te­na en la ciu­dad de Co­rrien­tes. “La cua­ren­te­na afec­ta a los ni­ños al igual que los adul­tos. Ac­tual­men­te los me­no­res de edad se en­cuen­tran ago­bia­dos por no po­der de­sa­rro­llar sus ac­ti­vi­da­des nor­ma­les: ir a la es­cue­la, el club, el ci­ne, ver sus ami­gos y fa­mi­lia­res”, di­jo. An­te es­ta si­tua­ción, la pro­fe­sio­nal afir­ma que mu­chos chi­cos co­men­za­ron a te­ner sus pri­me­ras con­se­cuen­cias. Se pre­sen­tan mu­chos ca­sos de an­gus­tias, llan­tos. To­do es­to por con­se­cuen­cia de lo que es­ta­mos vi­vien­do. A to­da ho­ra los no­ti­cie­ros re­a­li­zan co­ber­tu­ras de lo que pa­sa con el co­ro­na­vi­rus. Has­ta los ca­na­les de ni­ños pa­san spots de es­ta cues­tión. Los chi­cos le tie­nen mie­do al vi­rus. Hay mu­cho bom­bar­deo de in­for­ma­ción y ellos ca­na­li­zan el te­mor de lo que es­tá pa­san­do. Por eso hay que tra­tar al má­xi­mo que no mi­ren te­le­vi­sión o per­ma­nez­can mu­chas ho­ras con los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res”, en­fa­ti­zó la pro­fe­sio­nal. En es­te sen­ti­do fue muy cla­ra en afir­mar que los pa­dres de­ben pa­sar el tiem­po ne­ce­sa­rio con sus hi­jos pa­ra evi­tar que ab­sor­ban to­do lo que pa­sa. Pa­ra ello de­ben fi­jar una ru­ti­na en la que de­ben in­cluir jue­gos di­dác­ti­cos, ac­ti­vi­da­des re­cre­a­ti­vas, bai­lar, co­rrer, dis­fra­zar­se pa­ra bus­car al­go tan im­por­tan­te co­mo la son­ri­sa de un ni­ño”, agre­gó. Con­sul­ta­da por las me­di­das im­ple­men­ta­das por el Go­bier­no pro­vin­cial res­pec­to a las sa­li­das re­cre­a­ti­vas y de­por­ti­vas di­jo: “Creo que en el ca­so de los adul­tos de­be ha­cer­se con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. Veo a mu­cha gen­te gran­de que no ha­ce una bue­na uti­li­za­ción de los bar­bi­jos y en mu­chos ca­sos que ni si­quie­ra lo uti­li­zan. Se de­be ser res­pon­sa­ble so­cial­men­te, ya que hay mu­chos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que es­tán arries­gan­do su vi­da en es­te tiem­po de pan­de­mia”, in­sis­tió. Pe­ro tu­vo un pá­rra­fo apar­te so­bre las sa­li­das de los me­no­res de 14 años, me­di­da ins­tau­ra­da por el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial ha­ce al­gu­nos dí­as. “No es­toy de acuer­do con la sa­li­da de los chi­cos por­que aún no sa­be­mos la vi­ru­len­cia del COVID-­19. Tam­po­co sa­be­mos a cien­cia cier­ta si hay cir­cu­la­ción co­mu­ni­ta­ria. An­te es­tos in­te­rro­gan­tes, lo más se­gu­ro es que con­ti­nú­en con las me­di­das de pre­ven­ción en los ho­ga­res”, di­jo al tiem­po que in­for­mó que en los úl­ti­mos dí­as, en al­gu­nos pa­í­ses se re­gis­tra­ron ca­sos lla­ma­ti­vos de un post co­ro­na­vi­rus (ver sub­tí­tu­lo). Es de­cir que no sa­be­mos el al­can­ce de es­ta en­fer­me­dad que aho­ra pre­sen­ta efec­tos co­la­te­ra­les. An­te es­te pa­no­ra­ma, Hec­ker fue rei­te­ra­ti­va en el pe­di­do. “No sa­be­mos cuán­do va­mos a sa­lir de es­ta pan­de­mia. Mi con­se­jo pa­ra los pa­dres es que to­da­vía no sa­quen a sus chi­cos de sus ca­sas”.

El sín­dro­me in­fla­ma­to­rio mul­ti­sis­té­mi­co

Co­men­zó en Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra se su­man Fran­cia e Ita­lia, y se ha ob­ser­va­do en ni­ños y ado­les­cen­tes (de 0 a 19 años) con diag­nós­ti­co po­si­ti­vo de COVID-­19. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), aún con­ti­núa in­ves­ti­gan­do. Has­ta ayer se han no­ti­fi­ca­do a la OMS más de cua­tro mi­llo­nes de ca­sos con­fir­ma­dos de COVID-­19, in­clui­das más de 300.000 muer­tes. El ries­go de en­fer­me­dad gra­ve y muer­te ha si­do más al­to en per­so­nas ma­yo­res y en per­so­nas con en­fer­me­da­des sub­ya­cen­tes no trans­mi­si­bles (ENT), co­mo hi­per­ten­sión, en­fer­me­dad car­dí­a­ca, en­fer­me­dad pul­mo­nar cró­ni­ca y cán­cer. Los da­tos li­mi­ta­dos des­cri­ben ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas de COVID-­19 que ge­ne­ral­men­te son más le­ves en ni­ños en com­pa­ra­ción con adul­tos, pe­ro tam­bién mues­tran que al­gu­nos ni­ños re­quie­ren hos­pi­ta­li­za­ción y cui­da­dos in­ten­si­vos. Se han re­por­ta­do re­la­ti­va­men­te po­cos ca­sos de be­bés con­fir­ma­dos con COVID-­19, aque­llos que es­tán in­fec­ta­dos han ex­pe­ri­men­ta­do una en­fer­me­dad le­ve. To­da­vía fal­ta evi­den­cia só­li­da que aso­cie con­di­cio­nes sub­ya­cen­tes con en­fer­me­da­des gra­ves en los ni­ños. En­tre 345 ni­ños con COVID-­19 con­fir­ma­do por la­bo­ra­to­rio e in­for­ma­ción com­ple­ta so­bre afec­cio­nes sub­ya­cen­tes, el 23% te­nía una afec­ción sub­ya­cen­te, con en­fer­me­dad pul­mo­nar cró­ni­ca (in­clui­do el as­ma), en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar e in­mu­no­su­pre­sión más co­mún­men­te re­por­ta­da.

Sín­dro­me en ni­ños y ado­les­cen­tes

Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te in­for­mes de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te han des­cri­to gru­pos de ni­ños y ado­les­cen­tes que re­quie­ren in­gre­so a uni­da­des de cui­da­dos in­ten­si­vos con una en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria mul­ti­sis­té­mi­ca con al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las de la en­fer­me­dad de Ka­wa­sa­ki y el sín­dro­me de shock tó­xi­co. Los in­for­mes han des­cri­to una pre­sen­ta­ción de en­fer­me­dad agu­da acom­pa­ña­da de un sín­dro­me hi­pe­rin­fla­ma­to­rio, que con­du­ce a in­su­fi­cien­cia mul­tior­gá­ni­ca y shock.

Consecuencias del aislamiento

Con­sul­ta­da por los pa­cien­tes me­no­res que re­ci­be por es­tos dí­as, di­jo a épo­ca que “la­men­ta­ble­men­te re­ci­bi­mos a mu­chos chi­cos con pro­ble­mas de fal­ta de ape­ti­to. To­do es­to a con­se­cuen­cia del mie­do que ge­ne­ra el co­ro­na­vi­rus”. “Mu­chos ni­ños que co­men­za­ron a dor­mir so­los, vol­vie­ron a las ca­mas de sus pa­dres. Hay te­rro­res noc­tur­nos y en ca­sos ex­tre­mos al­gu­nos ni si­quie­ra quie­ren sa­lir de sus ca­sas”, agre­gó. Asi­mis­mo afir­mó que la pan­de­mia en es­ta par­te del pla­ne­ta re­cién co­men­zó. “De­be­mos atra­ve­sar lo que res­ta del oto­ño y to­do el in­vier­no”, con­clu­yó.