Investigadores de UNNE y CONICET predicen evolución de la pandemia

Físicos, matemáticos y bioquímicos hacen estimaciones probabilísticas sobre el comportamiento del brote de COVID-19 en el país.

Un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Nor­des­te y del Con­se­jo Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas (CO­NI­CET) com­pues­to por fí­si­cos, ma­te­má­ti­cos y bio­quí­mi­cos, cuen­ta con re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res del pro­ce­sa­mien­to de da­tos de ca­sos de COVID-­19 y su pre­dic­ción pro­ba­bi­lís­ti­ca.

Es­te es­tu­dio apor­ta­rá la pro­yec­ción que ten­drá la pan­de­mia en ca­da una de las pro­vin­cias del pa­ís. Los cien­tí­fi­cos uti­li­zan­do una téc­ni­ca de pro­ce­sa­mien­to de gran­des da­tos (big da­ta), de­no­mi­na­da “a­si­mi­la­ción de da­tos”, se ana­li­za la in­for­ma­ción que a dia­rio es re­por­ta­da de ma­ne­ra ofi­cial (tan­to los ca­sos po­si­ti­vos co­mo los de­ce­sos). De acuer­do a lo di­fun­di­do des­de UN­NE, una de las in­for­ma­cio­nes apor­ta­da por el tra­ba­jo, es el aná­li­sis del R ce­ro o ta­sa de con­ta­gio del co­ro­na­vi­rus a ni­vel na­cio­nal. An­tes del ini­cio de la cua­ren­te­na, la ta­sa era 3,5; es de­cir, un in­fec­ta­do con­ta­gia­ba a 3,5 per­so­nas. La im­ple­men­ta­ción de la cua­ren­te­na lo­gró re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te esa ta­sa 0,5, pe­ro la fle­xi­bi­li­za­ción dis­pues­ta en las úl­ti­mas dos eta­pas vol­vió a in­cre­men­tar R a va­lo­res en­tre 1 y 2. La im­por­tan­cia de te­ner la es­ti­ma­ción dia­ria de es­ta ta­sa es cla­ve, ya que cuan­do se al­can­ce un va­lor por de­ba­jo de 1, la epi­de­mia se con­tro­la y el nú­me­ro de ca­sos dis­mi­nui­rá con el tiem­po. Por el con­tra­rio, si la ta­sa de con­ta­gio es­tá por en­ci­ma de 1, sig­ni­fi­ca que la can­ti­dad de in­fec­ta­dos con­ti­nua­rá cre­cien­do. Ade­más de la ta­sa de con­ta­gio, la téc­ni­ca de asi­mi­la­ción de da­tos brin­da in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas de pro­pa­ga­ción del vi­rus; los tiem­pos de in­cu­ba­ción y de re­cu­pe­ra­ción; la can­ti­dad de en­fer­mos se­ve­ros que de­ri­va­rán en hos­pi­ta­li­za­cio­nes o de­ce­sos. En un es­tu­dio re­cien­te de­mos­tró que la téc­ni­ca tam­bién per­mi­te es­ti­mar la cir­cu­la­ción del vi­rus en per­so­nas asin­to­má­ti­cas; es de­cir, el nú­me­ro de ca­sos no-­detectados por los tes­te­os. El gru­po de tra­ba­jo es­tá li­de­ra­do por Ma­nuel Pu­li­do e in­te­gra­do por los in­ves­ti­ga­do­res Ta­deo Co­cuc­ci, No­e­lia Vi­lla­fa­ñe y Mag­da­le­na Lu­ci­ni, de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas y Na­tu­ra­les y Agri­men­su­ra y el CO­NI­CET.