Por miedo a que falte, sube el ritmo de cosecha de yerba mate

Camiones cargados con raídos de yerba mate por las rutas de la provincia marcan un ritmo de cosecha que parece haberse intensificado en las últimas semanas.

Según algunos actores del sector productivo, hay razones climáticas y también económicas que apuran la cosecha. Pero se advierte que a pesar del interés de los compradores, los plantadores cuidarán su materia prima esperando su mayor cotización. Así, se apuntó que hacia julio, el kilo de hoja verde puede superar los 30 pesos. En tanto, hoy la yerba mate canchada promedia los 100 pesos en los secaderos. “En abril comenzó la zafra gruesa y la actividad fue ganando dinamismo. En este momento están todas las cuadrillas de tareferos trabajando a full y por eso también se ven más camiones cargados con hoja verde por las rutas. En zona Sur, sobre todo, donde hay varias plantaciones y empresas grandes con mucha actividad”, comentó Juan José Szychowski, presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym). En tanto, el recientemente asumido como director representante de los productores en el Inym, Jonás Petterson, explicó que hay ventas frecuentes de materia prima. Pero que, a pesar de los buenos precios, consideran que los productores cuidarán la entrega de su producto. “Notamos que de parte de las industrias hay cierta desesperación porque están presionando para que se levante la cosecha. Pero, en ese sentido, los productores están siendo precavidos porque también tenemos que tener en cuenta que de lo que vendamos ahora tenemos que vivir todo el año. No podemos largarnos a cosechar todo ahora y después quedarnos sin ingresos”, razonó. Enfatizó que “si bien el precio actual está bastante bueno, no sabemos qué pasará con la crisis con el coronavirus de acá en adelante”.

Plata en mano vale más

Petterson comentó que en la zona de Andresito el valor promedio ronda los 28 pesos. Y en general los productores chicos prefieren el pago contado por su producto. Otros agricultores con más plantaciones, en tanto, pueden o prefieren financiar la venta y recibir un poco más. “La demanda está aumentando y uno está ofreciendo más que otro. Yo creo que para fin de julio, el precio va a pasar los 30 pesos. También creo que se va a notar de nuevo que no va a alcanzar la yerba. No se va a cubrir la demanda”, estimó. En cuanto a valores, Petterson también recordó el alto valor de los insumos. “En los últimos años se encareció mucho el fertilizante. Eso hizo que los productores dejen de invertir en sus plantaciones y se produzca menos. Hoy vemos que si bien la hoja verde cotiza bien, si la comparamos con lo que subieron los fertilizantes, nos asustamos”.

No perder hojas

Sergio Delapierre, director representante de los secaderos en el Inym, consideró que en el ritmo de la cosecha también incide el clima. “El productor tiene varios motivos para cosechar, el primero es que se quiere evitar la pérdida de hojas que puede llegar con el frío. Después también hay que cosechar porque los turnos en los secaderos se pueden demorar. Igualmente, hasta ahora considero que la cosecha viene normal”, sostuvo. Por otro lado, apuntó que igualmente es evidente el mayor interés de las industrias por asegurarse materia prima. “Hay ansiedad de las industrias, porque se está hablando de precios altos que todavía no se pagan, pero podrían darse. De todas formas, la realidad la irá marcando el mercado”. Sobre el interés de compra puntualizó: “Esta ansiedad por comprar ya se vio antes. Hay gente que tiene capital y quiere asegurarse su materia prima. Son empresas que no pueden permitirse estar bajos en reservas de materia prima”. Consideró, en tanto, una posibilidad muy concreta de que no alcance la yerba para un consumo creciente. “Yo no digo que este año falte yerba. Pero estamos en un nivel donde no podemos decir que eso no pasará”, dijo. Delapierre explicó que actualmente por la yerba mate canchada se paga en promedio 100 pesos. Se recordó, en tanto, que los precios oficiales fijados por el Inym para el período abril-septiembre de 2020 fueron de 20 pesos para el kilo de hoja verde y de 76 pesos para el kilogramo de canchada.