Condenaron a un hombre a 10 años de prisión por abusar de su hija

Se trata de Ramón Rudecindo Cabral, de 71 años, quien fue hallado culpable de someter sexualmente a su hija con retraso madurativo. El hecho ocurrió en marzo de 2018 en una vivienda del barrio San Antonio Este.

El Tribunal Oral Penal Nº 1 de Corrientes condenó a un hombre a 10 años de prisión por abusar sexualmente de su hija con retraso madurativo en una vivienda del barrio San Antonio Este de la Capital correntina. Ramón Rudecindo Cabral, alias “Moncho”, fue hallado culpable del delito de abuso sexual agravado. El imputado se negó a declarar. La lectura de los fundamentos de la condena se realizará la semana que viene. El debate se realizó en el Tribunal Oral Penal Nº 1 compuesto por los jueces Ana del Carmen Figueredo, Cynthia Godoy Prat y Raúl Guerín. El representante del Ministerio Público fue Gustavo Schmitt. En la primera audiencia compareció la víctima de 21 años, quien relató que no era la primera vez que la sometía ya que cuando era menor ya habría sido abusada. La mujer explicó que sus padres se divorciaron en el 2010 y ella se quedó con su madre, quien ya había advertido que el marido había intentado manosearla a escondidas. El 17 de marzo de 2018, cuando la joven se encontraba sola en su vivienda, ya que su madre había salido a realizar unas compras, recibió la visita de su padre. En un momento cuando estaba en la cocina fue atacada por la fuerza por su padre que de manera violenta la sometió sexualmente. Los gritos de pedido de auxilio fueron escuchados por los vecinos de la zona, quienes acudieron al lugar y lograron demorar al depravado que tras la denuncia fue detenido y luego alojado en la Unidad Penal Nº 6 de San Cayetano. Durante los alegatos, el fiscal Schmitt citó todas las pruebas que existían en contra del imputado como también hizo mención al relato de la víctima y los informes médicos que existen en la causa. Conforme a eso solicitó la pena de 10 años de prisión. Por su parte la defensa pidió la absolución de Cabral, ya que entendían que el acusado era incapaz de cometer un abuso sexual, ya que por la edad que tiene, era imposible que sometiera a la hija.