Cayo el líder de una banda dedicada a realizar estafas bancarias

Efectivos de la Gendarmería Nacional detuvieron al cabecilla de una organización delictiva dedicada a las estafas bancarias.

El procedimiento tuvo lugar en la provincia de Buenos Aires. De acuerdo a la información oficial, los efectivos de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales "Campo de Mayo" junto al Grupo de Delitos Económicos por disposición de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio de Mercedes, realizaron tareas investigativas a lo largo de un mes a los fines de hallar al líder de una banda delictiva que efectuaban estafas bancarias, quien presentaba pedido de captura desde el año 2.016 dictado por el Juzgado de Garantías N° 2 departamental de Mercedes. Al lograr localizar al involucrado, los gendarmes allanaron un inmueble en el partido bonaerense de Moreno, donde lograron su detención. En la vivienda hallaron 2 kilos 627 gramos de marihuana, una pistola calibre .22 largo, documentación que fue vinculada a la asociación ilícita como ser compra-venta de automotores, motovehículos, terrenos, transacciones con otros integrantes de la organización, siete celulares y otros elementos de interés para la causa. La banda delictiva, liderada por el detenido, operaba en los cajeros automáticos en los cuales colocaban un “pescador” para que retenga la tarjeta de un ciudadano, para luego se acerque un miembro de la organización aparentando ofrecer ayuda a la víctima brindando su celular para que se comunique supuestamente con el banco. En esa comunicación telefónica, otro integrante se hacía pasar por trabajador bancario y de esta manera obtenía datos personales y de la cuenta bancaria de la persona. El modus operandi de la organización delictiva consistía en hacer que el cajero automático retenga la tarjeta de un cliente, aparecía un miembro de la banda quien aparentaba ofrecerle ayuda mediante un teléfono celular y de esta manera quitarle información de sus datos personales y cuentas bancarias. La Gendarmería, luego de un mes de inve El procedimiento tuvo lugar en la provincia de Buenos Aires. De acuerdo a la información oficial, los efectivos de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales "Campo de Mayo" junto al Grupo de Delitos Económicos por disposición de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio de Mercedes, realizaron tareas investigativas a lo largo de un mes a los fines de hallar al líder de una banda delictiva que efectuaban estafas bancarias, quien presentaba pedido de captura desde el año 2.016 dictado por el Juzgado de Garantías N° 2 departamental de Mercedes. Al lograr localizar al involucrado, los gendarmes allanaron un inmueble en el partido bonaerense de Moreno, donde lograron su detención. En la vivienda hallaron 2 kilos 627 gramos de marihuana, una pistola calibre .22 largo, documentación que fue vinculada a la asociación ilícita como ser compra-venta de automotores, motovehículos, terrenos, transacciones con otros integrantes de la organización, siete celulares y otros elementos de interés para la causa. La banda delictiva, liderada por el detenido, operaba en los cajeros automáticos en los cuales colocaban un “pescador” para que retenga la tarjeta de un ciudadano, para luego se acerque un miembro de la organización aparentando ofrecer ayuda a la víctima brindando su celular para que se comunique supuestamente con el banco. En esa comunicación telefónica, otro integrante se hacía pasar por trabajador bancario y de esta manera obtenía datos personales y de la cuenta bancaria de la persona. El modus operandi de la organización delictiva consistía en hacer que el cajero automático retenga la tarjeta de un cliente, aparecía un miembro de la banda quien aparentaba ofrecerle ayuda mediante un teléfono celular y de esta manera quitarle información de sus datos personales y cuentas bancarias. La Gendarmería, luego de un mes de investigaciones, al realizar un allanamiento en una vivienda del partido bonaerense de Moreno, lograron detener al involucrado quien estaba hace cuatro años prófugo de la Justicia.