Cuenca del Tabay: relocalizan a 22 familias de Ituzaingó para continuar obras

La Municipalidad de Ituzaingó activó un mecanismo para relocalizar a 22 familias del barrio Tabay de esta ciudad, en casas dignas y acceso a los servicios, en el marco del Proyecto de la Cuenca del Tabay.

Las familias se encontraban ubicadas en terrenos fiscales que no son aptos para el asentamiento de viviendas y era requisito indispensable realizar el traslado para el desarrollo del plan hídrico. La obra comprende 141 hectáreas con un impacto socio ambiental que lo hace indispensable para el desarrollo de Ituzaingó, en la que se amplía la red de desagües pluviales, evitando futuros anegamientos.

El intendente Eduardo Burna señaló que hace un mes visitamos a los vecinos del Barrio Tabay “para dialogar con las familias y ver de primera mano la situación en la que vivían, decidimos activar un programa para relocalizar a las familias con casas dignas y acceso a los servicios” expresó. La erosión de las tierras a causa del avance de las corrientes de agua hacía imperiosa la relocalización de las familias que tenían sus viviendas más comprometidas, paso esencial para las obras, que propiciaran una mayor interconectividad en el municipio. Las 22 familias relocalizadas reciben el acompañamiento de la Secretaría de Desarrollo Social en el proceso de adaptación al nuevo entorno, y su traslado comenzó el día lunes y finalizará el día de mañana miércoles. La empresa que realiza la obra en la zona pidió liberar el lugar donde continuarán los trabajos previstos y para ello era necesario relocalizar estas familias.

El proyecto:

El proyecto de la cuenca del Tabay, es parte de un plan maestro para el desarrollo de Ituzaingó, y es considerada una de las obras más grandes que se prevé para la localidad, ya que se trabajó en 141 hectáreas impactando en barrios importantes de la localidad, que van desde la calle Apipé hasta la calle Lavalle aproximadamente, y que va ayudar al desagüe de la calle Brasil.

En el aspecto técnico, prevé la colocación de caños subterráneos, los materiales que se usarán serán de calidad y estarán en una profundidad de 4 o 5 metros. Esto garantizará el escurrimiento de agua, impactando positivamente en barriadas importantes de la ciudad.